¿Te gusta la nueva fotografía de Latinoamérica?

¿Te gusta la nueva fotografía de Latinoamérica?

by 20 junio, 2012
Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on StumbleUponEmail this to someone

¿Qué muestran los fotógrafos latinos?

La fotografía puede ser inclusiva muchas veces y reunir a personas de diferentes espacios en un ambiente propicio y lleno de diversidad, sin embargo a causa de ello encontrar la propia identidad como fotógrafo no es algo sencillo.

Este problema lleva a que nuevas herramientas aparezcan en escena, intentando volver auténtica la fotografía de cada lugar. En el último número de C-Photo apareció una nota sobre una colección de obras de fotógrafos latinoamericanos, en la misma se mostraba la espontaneidad y la calidad de los mismos.

En el artículo se hacía mención a varios fotógrafos, entre los cuales estaban Fernando Brito, Ana Casas Broda, Julio Bittencourt y Alejandro Chaskielberg. Nombres que posiblemente hayas escuchado en más de una ocasión. Se rescataba la importancia de dichas obras, donde podía notarse el gran empeño de los artistas para encontrar su propio estilo, para dibujar su propia hoja de ruta.

Buscar la belleza de la vida

Sin embargo, las imágenes mostradas dejaban mucho que desear desde mi perspectiva. Los adjetivos que me surgen son violencia innecesaria, grotescas, chocantes… Comprendo que hay personas a las que les interesa este tipo de imágenes, de hecho son las que más parecen gustar hoy en día (por eso mismo creo que no puede hablarse de originalidad o autenticidad). Pero de todas formas, me resisto a creer que esta es la nueva fotografía latinoamericana.

A decir verdad, parece como si en Latinoamérica en los últimos años sólo quisiéramos mostrar fotografías que causan un cierto horror al mirarlas ¿Realmente está allí nuestra identidad, en lo sucio, en la brutalidad que asesina? ¿Por qué no podemos identificarnos mejor con nuestras “Reserva Forestal Toro Negro” de Puerto Rico, nuestro “Caminito” en Buenos Aires, o nuestro “Parque Canaima” en Venezuela? Cierto es que ya existen muchas fotos de sitios así, pero ¿No es mejor buscar la originalidad componiendo nuevas formas desde la belleza, que retratando lo absurdo o lo necio de nuestras sociedades?

Y ¿Tú qué piensas? ¿Te identificas con este tipo de fotografía? ¿Hacia dónde deseas que se encamine la fotografía en nuestro continente?